Mi ABC de la venta de yates

19/03/2013
Comments off
1036 Views

La venta de embarcaciones de recreo, o yates, es en realidad una actividad bastante especial.  No es imprescindible reunir conocimientos académicos, pero sí, oficio marinero.  El vendedor de barcos de recreo debe ser un hombre o mujer, cordial, atento, que hable del mar con entusiasmo y cariño y que tenga un especial afán de comunicar a todos los que están en el mar o se acercan a el por primera vez; que este es un lugar sin igual para estar y o vivir en el.

Que el mar es tal vez el mejor lugar que hay en el planeta.

Es importante demostrar alegría al saber que determinado cliente o persona, tiene la intención de venir al mar, para lo que está buscando un barco para poder navegar, con seguridad y comodidad.

En buena cuenta, el vendedor de barcos, debe mostrarse encantado de dar la “bienvenida” a un posible nuevo vecino en el mar.

El buen vendedor de barcos o yates, primero debe vender dos cosas: venderse él como persona y luego al mar como elemento.  Luego hablar de barcos.  Será todo más fácil.  Será muy grato para el que se acerca a saber de barcos y como puede hacerse de uno para aprender a navegar, sentir que está siendo bienvenido al mundo de los barcos y del mar.  Un mundo exclusivo, que no siempre es sinónimo de caro.  Y que uno está allí para decirle qué es lo que más le conviene en directa relación a lo que él espera del mar.  Ni más, ni menos.

El vendedor de barcos, debe tener un conocimiento profundo del mar, o por lo menos, hablar de el con mucha propiedad.

Los yates, son artefactos especiales, hay uno para cada necesidad y de todos los precios, desde una lancha con motor fuera borda, un velerito, hasta un mega yate de enormes dimensiones.

Hay tres preguntas que el vendedor de yates, nunca debe dejar de hacer, estas son:

¿Para que busca un yate?,

¿A dónde quiere ir en él?,

¿Qué es lo que más desea hacer en él?  Vendrán otras más, pero estas son las primera.

De las respuestas, saldrá el barco a la medida.

 

Se trata de que  el vendedor con esas tres preguntas, oriente sus pesquisas a si lo que se desea, es un barco a motor o vela. Si lo que el nuevo navegante hará, es navegación de bahía, navegación de estima, navegación de altura, mar abierto o circunnavegar.

Sabrá también el vendedor si el barco estará más tiempo fondeado, en marina o navegando.

Sabrá también por cierto, si el nuevo propietario, estará en el barco con asiduidad, y si gran parte de ese tiempo lo pasará en su lugar de fondeo o anclado.

Será entonces fácil para el vendedor de yates, saber cual es el yate que a este cliente en particular le conviene más.

El cliente con el que trato en este momento, es el mejor de todos, el único y no tengo más.

El vendedor de barcos debe tener sus asuntos de todo tipo “arreglados”, sin premuras emocionales, ni económicas.

Debe ser un tipo tranquilo, con paz.

El cliente acucioso, notará esto de inmediato, y a la vez el vendedor asociara a cada momento que la falta de apremio, prisa, sosiego y tranquilidad, se la debe al mar.

Este es el camino por el que hay que comenzar y transitar.

La ecuación es simple:

                                  Estar en el mar me hace muy feliz,

                                  los barcos están en el mar y siendo

                                  vendedor de barcos me siento aún

                                  más feliz…

 

Hernán Balderrama J.

Leer artículo completo (20 páginas) en formato PDF.

FECHA DE PUBLICACIÓN: Marzo 2005
PÁGINAS: 56
ISBN: 978-612-00-0109-7
EDITORIAL: MIGUEL ASCUÑA IMPRESORES

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Comments are closed.