Carta a Antonio…

06/07/2016
1856 Views

Querido Antonio, como estás:

Desde hace un tiempo que deseo escribirte y contarte una cuantas cosas y, felizmente ahora he terminado de trabajar un poco más temprano y puedo hacer esto que me gusta tanto, escribirte por fin.

Sé que ahora no puedes aún leer de corrido pero, para eso están mamá y papá para leerte lo que quiero decirte. Luego dentro de poco tiempo la leerás tu solito y la guardes para que se la leas a tu hermano Marcelo, a quien quieres tanto.

Solo el otro día estaba con tu abuela Zoila Rosa, viendo la foto de ustedes dos que nos mandó tu papá, están en pijama muy felices. Y así seguirán siendo siempre, contentos, buenos y felices.   Yo igual que tú tuve unos padres muy buenos, mi papá se llamaba Américo y mi mamá Elisa, siempre los recuerdo, a cada momento, están ahora estoy seguro en el reino de Dios, ya habrá un momento para hablar de ese lugar más adelante. Mi papá era un hombre muy bueno, viví a su lado momentos maravillosos, era justo, comprensivo, generoso, era bueno, lo mejor que de un hombre se puede decir.

Elisa, mi madre, era muy dulce y sabia, tenía las palmas de las manos muy suaves, tan suaves como las manos del monito Tití que teníamos en nuestra casa de Piura, fue siempre una compañera inseparable de mi papá y los dos se querían mucho, tanto que, eso hizo que yo fuera un niño muy feliz y que cuando adolescente viviera muy contento a su lado; eso también me sirvió para que cuando conocí a la abuela Zoila la quisiera igualmente con todas mis fuerzas.

A veces me pongo a pensar como será tu vida y, seguramente será muy linda, tan linda como lo es hoy, eres un niño bueno y cariñoso, serás un hombrecito alegre, generoso, bueno con los demás y respetuoso de todo lo que te rodea.

Tienes la obligación de ser feliz, para esto solo tienes que conservar la bondad, cariño y respeto para con todos. Hay que sonreír siempre, la sonrisa y la alegría son el mejor adorno que un hombre pueda tener; contagia a todos los que te rodean y así lograrás que los que estén junto a ti se sientan siempre bien.

Mi querido nieto, sé siempre un hombre respetado y querido por todos, sean amigos o no, saluda cordialmente a todos y a todas las personas, sean pobres o ricas y no esperes que siempre te contesten el saludo, así pasa; mira no más lo que pasa con las flores del jardín, ellas tienen un perfume que agrada a todos, unos las quieren oler otros no, pero ellas siguen perfumando y siempre lo harán.

Por sobre todo sé un hombre bueno, compasivo ante el dolor ajeno, hay gente que sufre mucho, tu tienes que ser bueno con ellos.

Sé generoso, comparte lo que tienes, dale al que no tiene y créeme que esa actitud te hará sentirte muy bien; el que da es mucho más feliz que quien no da nunca nada. Comparte y vivirás.

Quiere a tus padres, son lo mejor que tienes, acompáñalos, cuídalos y respétalos, cuida a tu hermano y enséñale lo que está bien y lo que no está bien.  Nunca levantes tu mano contra nadie, cuando uno le pega a otro se está pegando uno mismo, los golpes y los maltratos siempre regresan, te resientes y pierdes la felicidad. Y eso no puede ser.  Yo ahora me he puesto a escribirte porque me he acordado de ti, y te recuerdo con alegría porque eres un niño muy bueno y tener ese sentimiento es un regalo que tú me das a mí sin darte cuenta. Eso es la bondad.

Gracias Antonio por ser bueno.  Siempre dí la verdad, nunca una mentira, la mentira hace a las personas débiles, malas y nunca se puede creer en ellas, son feas. Siempre la verdad hijo mío.

Tus padres te pusieron en un buen colegio, yo también fui al colegio cuando niño y lo recuerdo con mucho cariño, aprendí muchas cosas que son muy útiles para cuando seas más grandecito, cuando seas un hombre grande. El tiempo pasa pronto y después uno extraña el tiempo en que uno era colegial, hay que tener siempre buenos recuerdos, son parte de la vida de cada uno.

Mi colegio era la Recoleta y luego cuando nos fuimos con mis papás a Piura, en el norte del Perú, fui al colegio San Miguel. Tu estás en el colegio Isabel Flores de Oliva, es un colegio religioso y seguramente en algún momento como a mí me pasó te hablarán de Dios, Jesús o santa Rosa de Lima.

¿Sabes Antonio cual es la mejor religión y que es Dios?

Te lo digo: la mejor religión es la que te hace sentirte mejor, y Dios, o Jesús, no son otra cosa que el amor, la verdad y la bondad.  Sé siempre bueno, justo y verdadero y ama a todos por igual. Con eso bastará.

Te quiero mucho y recuerdo siempre.

El abuelo Hernán.

HBJ…

Nota:

Esta es la tercera carta que te escribo, la primera fue el día 27 de octubre del año 2011 y la segunda fue cuando la arañita Genoveva me pidió que te escribiera.  Luego vendrán otras cartas, en las que hablaremos de otros asuntos.

 

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.