Me faltan 28 para 100, respondo.

Al vivir 75 años, se viven 3,900 sábados,

buen día el sábado.

Salí a buscar un bazar para comprar canicas,

conocí a Helena Zurita,

¿Cuántas desea, preguntó?

Mil, dije.

Tendré solo 300 o 400, pero el lunes le tengo lo demás,

y así fue.

Cada sábado al amanecer,

extraigo una canica y la pongo en mi bolsillo,

trato de disfrutar ese sábado,

al anochecer lo paso a un frasco diferente.

El pomo está lleno aún,

pero ira bajando,

dentro de 19 años buscaré a Helena Zurita por unas canicas más…

HBJ…