¡HOLA DIOS! ¿COMO ESTÁS? coloquios #. 1

23/01/2017
209 Views

Bien, estoy bien, ¿como estás tú?

He venido hasta ti, quería hablar contigo.

Me tienes a tu lado, tú lo sabes. Puedes encontrarme en todo lo que yo he hecho, el mar, las montañas, entre la gente, los carenciales, los pueblos, el viento, las bandadas de pájaros, los prados y también estoy en ti, en tu abismo. Todos tenemos un abismo…unos lo llenan de amor, otros no. Te escucho…

No me has reprochado nada

¿Por qué habría de hacerlo?

No me he portado como a ti te gusta.

No lo he notado y estás bien equivocado, y por favor ya estoy cansado que todo el mundo me pida perdón a cada rato, no tengo nada que perdonarte. Si yo fui el que te hizo libre.

¿Que tengo que hacer para que me reproches?

Nada, absolutamente nada, como puedo castigarte si yo te hice como eres…yo te llené de pasiones, de limitaciones, de placeres, de sentimientos, de necesidades, de incoherencias…yo te dí el libre albedrío, ¿sabes de lo que hablo? Parece que quisieras escuchar un reproche mío. Lo único que te pido es que pongas atención con tu vida, que tu estado de alerta sea tu guía.

O es que tú te preocupas de lo que yo no me preocupo. Respeta a tus semejantes y no les hagas lo que no quieres para ti.

Dios mío, ¿Te interesas por todo lo que hago?

Me intereso bastante más por todo lo que no haces.

¿Que es lo que no hago Padre?

Te olvidas de los otros casi siempre.

Te interesa más eso que otras cosas Padre.

Sí, así es. Los otros, el prójimo, muchas cosas más.

Me quedé un momento en silencio, Dios me habló nuevamente.

¿Hace cuanto que no ves a tu hermano que se portó mal contigo?

Es que…

Te dura aún el rencor o la molestia.

No, no es eso…

Nada de eso, contesta claramente, no guardes esos sentimientos dentro de ti, hacen daño. Anda a verlo, repara, comprende, perdona y olvida.

Vivir con toda esa carga es supervivir, no vivir.

Pero, no es tan fácil Señor. ¿Como he de llamarte Padre? ¿Jesús?…

Como te sientas mejor, estás hablando conmigo. Tú lo sabes bien.

Llámame como quieras, y además eres totalmente libre para crear en tu vida un cielo o un paraíso.

¿Hay Dios un infierno y un paraíso?

Haz de tu vida un paraíso aquí mismo, en la tierra. O si lo deseas también podrá tu vida ser un infierno insoportable, solo depende de ti. No me eches a mí la culpa.   Yo solo te hice, nada más. Y te hice libre para que seas feliz. Como podrás ver todo depende de ti, no de mí.

Lo que tienes hoy, ahora, es lo que debe ocupar tu vida y tu curiosidad, no te puedo decir si hay premio o castigo.

Yo no puse dentro de ti un registro, un contador de cosas buenas o malas.

Pórtate en tu vida como si no existiera nada más que este mundo, y actúa como tú creas que debas.

Si al fin de todo te das cuenta que sí lo hay, pues es muy simple…el trabajo ya está hecho y luego podrás ver lo que sucede contigo.

No vayas por todos los lados repitiendo las cosas como un loro.

Este mundo que he creado para ti está lleno de maravillas por si no te has dado cuenta hasta ahora.

Yo lato en ti, me encanta que me busques, no necesito que me alabes y me pidas cosas, no me agradezcas, me molesta. Solo demuéstralo preservando tu relación con este mundo que te he regalado, cuida tu cuerpo y disfruta, sé feliz. Esa es tu mejor oración.

HBJ… escribidor sencillo.

 

 

 

 

 

 

 

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment