Eres una mujer muy interesante…

11/05/2017
173 Views

Hay un afán indesmallable por parecer más joven, por tratar de quitarse años, mujeres y hombres se empeñan no en eliminar defectos, sino, eliminar años.

¿Se puede acaso eliminar los años?

¿Se pueden acaso borrar los gestos de los rostros? Hablo de eliminar rastros producidos por los años.   Los años no vienen solos y pasan, no, los años vienen y se van con acontecimientos, los aconteceres vienen con gestos, los gestos dejan huellas, las huellas son los surcos por donde pasaron las penas, las alegrías, las cóleras y las frustraciones.

Los rostros de las personas reflejan lo que uno ha vivido y esos rostros naturales absorben de diferente manera lo que ha pasado por nosotros y las marcas, si así quiere llamárseles son también naturales.   Es el resultado del tiempo y nosotros, de nosotros y la vida.

Acaso olvidan que todo lo que pasa por nuestra vida, es el curso natural de los acontecimientos.

Hay algo más natural que lo natural, ¡NO! Imposible.

Hay algún tratamiento que pueda darte un gesto adusto, ¿hay algún bisturí que dibuje una sonrisa más bella que la natural?

La belleza de un feo, está en que es así.

La belleza de un rostro agradable está en que es así. Así nació. Quien puede hacer algo mejor que los genes primigenios.

¿Qué pasa, por Dios?

¡¡Hay, pero que parecido es a su abuelo, nadie lo puede negar!! y vaya usted a saber.

Hay recién nacidos que tienen gestos indescifrables…

Algunos son horribles. Pero eso no se le puede decir a la mamá.

Por otro lado. ¿Qué madre no cree que su hijito sea una preciosura?

Claro que lo es, ella lo verá bello y punto, no hay más que decir. Decir lo contrario es una necedad.

Pero sucede algo maravilloso, y eso es labor del tiempo.   Las personas pasan sus años mozos felices y contentos. Todo esto es un plazo que le otorga la vida a cada ser humano para que vaya formando su carácter y su modo de ser y tomar la vida de diferente manera.   La forma como cada hombre o mujer haya recibido y resistido todos los temporales y vientos de bonanza, aflicciones y alegrías, le irán dando la fisonomía final, que no es otra cosa que los gestos y facciones que harán su imagen y estampa final.

Al rededor de los 20 años la imagen de una mujer se va moldeando, poco a poco. Los asuntos, la vida, las tempestades, las alegrías y de la forma como se tomen y la actitud que se tenga en esos momentos, buenos o malos, irán dando los toques iniciales a esa cara y rostro, y ese carácter que no va a ser ajeno en ningún caso.   Como dije, lentamente, muy lentamente a los 30 y a los 35, los surcos, los ojos, la frente irán tomando su forma y escultura final.

No hay mejor escultor que el tiempo, lo que pasó y aconteció se quedan al final con nosotros.

Hola que gusto de verte Emilia luego de tiempo.

¡Sofía! Si, claro hace tiempo que no te veía, te fuiste afuera, ¿Viajaste?

No, no me movido de aquí. El tiempo, el trabajo, tu sabes.   Se van pasando los días y uno se deja de ver sin querer…

¿Como has estado? ¿Estás sola?

Sí, algún amigo por ahí. Nada más. Caramba que bien te veo, Tú estás cada vez más joven.

Olvídate del tiempo, hija…

Empiezan sin darse cuenta a dejar de hablar del tiempo, de los años. Ese temor y alejamiento del Dios Cronos se hace cada vez más notorio justamente cuando los años comienzan juntarse.

Nadie los menciona, pero se juntan sin detenerse.   El reloj del tiempo. Ese Dios del cronómetro (Cronos) es el aparato más democrático que existe…No se detiene ante nada.

Hay hija le tengo un terror a ser vieja o a verme vieja.

Y a ti quien te ha dicho que estás vieja.

Si estás regia.

Eso no se lo creen muchas mujeres que no se miran al espejo. Su espejo está en los demás. No se mira a si misma, se pasa los días viendo los rostros ajenos, esas caras a las que quiere parecerse. Pero sin que pase el tiempo.

Y llegan solo para ella, los 40. Horribles 40. Solo para ella porque los demás no saben que llegaron. El problema está como en el encuentro entre Emilia y Sofía, ya que ellas se conocen desde niñas. Entre ellas no funciona el “siempre joven”.   Como si asistieron a las bodas de los padres, a los aniversarios y todas esas cosas en las que abundan retratos y fotos.

Odian las fotos en las que se conmemora algo, ya que estas marcan fechas y los que asistieron, unos conocidos otros no, recuerdan esos hechos y “sacan sus cálculos”

Fulanita tiene tal edad, un año menos yo y a Juliana no se le escapan sus 43 años por lo menos.

¡No me digas, Juliana tiene 43!

Pero por supuesto, y esto es. Si no es más.

No falta otra por allí.   A mí me dijo hace como 15 días, no se de que hablábamos, que tenía 38.

No, no es así. Tiene más como te dije.

Bueno, bueno es problema de ella.

Los odiosos y eternos 40 años. Cuando ellas se están acercando y demoran varios en tenerlos, y cuando ya por fin se tienen porque ya todas las referencias empiezan a jugar en contra; los 40 años se convierten en eternos.

Siempre tienen cuarenta. (En letras)

El reloj se paró en cuarenta y nada más. Y para que eso suceda hay que ver la forma a como de lugar de quedarse en cuarenta,   La ropa que visten puede ayudar, los famosos accesorios para colgarse donde sea. Collares egipcios, aretes, y porque no, caro que sí:   un par de incrustaciones en la piel, una cadenita en el tobillo y tantas otras cosas que usan las jovencitas.   Si, si. Eso ayuda. Esta uno cool. En onda.

Y cuando el paso del tiempo comienza a apretar y la detención del reloj se hace insostenible, se empieza a pensar en el reducidor de gestos.   En el bisturí que cambia las personalidades y borra los surcos donde antes estuvieron las sonrisas…

Estas sonrisas se cambian por hilos. Hilos rusos, franceses, esquimales…

Tú no sabes Carla, ese doctor hace maravillas.

¿Te da charlas primero?

Bueno a mi no me ha dicho nada de eso todavía.

Entonces la próxima cita.

Puede ser.

Avísame por favor.

Lo que sé Juliana, es que a Carmela le hicieron maravillas. ¿La has visto?

Me dijo que antes de todo la citaron para marcarle con un plumón especial los sitios de la cara que se borrarán. Las arrugas de los parpados, la papada, arrugas en la frente. Las patas de gallo, los labios un poco más “sensuales” rellenados con botox, una especie de inyecciones pata inflar los labios y tantas otras cosas que inventan para sacarles dinero a estas pobres mujeres.

Si pues. Las botas, las chalinas, las hebillas grandes, los anteojos de sol enormes, ya no bastan.

No. Tiempo que no la veo.

Por donde andas tú que te pierdes y no ves a nadie.

En realidad nunca la he visto muy seguido, pero, me has dado curiosidad.

Y no hablemos solo de los senos, las caderas, los glúteos. ¡Muy importante! La grasa acumulada en el abdomen, los insufribles rollos que afean y deforman la figura.

¡Pucha! Hay mujeres que tienen todo artificial, se ponen unos senos de escándalo, unos glúteos que no son de ella.

Hay hasta calzones con relleno.

¿Qué pasa con la gente?

Hay rellenos para todo.

Nuevas tallas de blue gin, sostenes que no eran los suyos.

Entro a un café y veo a una conocida que está sola en otra mesa, nunca en realidad hemos sostenido una charla más o menos larga, solo pequeñas frases.   Son las 11 y 15 de mañana, me acerco a su mesa y le hago una venia si la puedo acompañar.

¿Estás sola pregunto?

Ya no me dijo, estás tú.

Gracias, creo es la primera vez que nos sentamos a conversar.

Viene la joven de la mesa, ¿le sirvo algo señor?

Un descafeinado, bien caliente y sin azúcar.

Yo estoy con lo mismo, dice ella. María.

María es una mujer, muy agradable, no es una mujer bella pero lo que sí es, es que es una mujer muy interesante.

No es fea para nada, ni gorda ni delgada. Se viste sencillamente y todo le queda muy bien.   Siempre la veo muy bien.

Una mujer culta, con una conversación encantadora, mueve sus manos suavemente, hay veces que habla y sus manos están quietas. Rara virtud hoy en día.   Hay mujeres que si les amarraran las manos y los brazos seguramente se quedarían mudas.

María, en verdad es eso que yo llamo una mujer interesante, pocas, muy pocas mujeres saben que encierra la palabra interesante.

Pocas personas lo son. Pueden ser muy bellas pero, no interesantes. Interesante es otra cosa.   Es un cúmulo de cosas, maneras, dulzura, agradable, habla bien.   Es natural…

En suma, María resume todo lo una mujer de hoy valora en segundo término. En primer lugar para ellas, está la moda, verse bien, ser moderna.   Hacer lo que todas hacen y estar donde están todas las que son las de su círculo. Hay que estar, tiene que estar…

Como te va le digo, las pocas y breves veces que hemos hablado me han dejado un buen sabor.

Ella sonríe.

¿Sigues escribiendo?

Como sabes que escribo.

Me lo contó una amiga. Ningún detalle más.

Sí, escribo siempre, no pasa un tiempo libre sin que me siente a escribir. Me siento bien escribiendo.

Yo tengo un diario, anoto cosas de todos los días.

¿Tus días o los días?

Las dos cosas, vivimos en comunidad, estamos alrededor.

Que bueno, me gusta esa frase.

Los dos alzamos las tazas en simultaneo, está caliente digo. El café debe ser caliente, no tan negro y amargo.

Yo si le hecho algo de azúcar.

Con María se puede hablar de todo y es de esas mujeres que la naturalidad con la que se expresan, invita a decir cosas. Con ella se me agita la memoria que con otra gente no me siento estimulado.

Recuerdo unas palabras de mi padre cuando yo era un jovencito aún: Cásate me dijo, con la mujer que siempre te sea muy grato conversar, será la facultad que te acompañará hasta el final.

Tu padre tenía mucha razón, no había escuchado esa frase.   Me has hecho pensar, sí.

María, tendrá 52 o 53 años, y además los representa. Ni se los pone ni se los quita. Los vive, se le nota que los vive y diría más; los disfruta.

Todo lo tiene en su lugar, no es bella pero, es una mujer que nadie deja de mirar.

¿Porque?

Porque ella es la naturalidad en persona, con una personalidad bien definida. No se nada de su vida pasada ni anterior.   No lo sé ni es de interés para mí.   María es casada, no conozco personalmente a su esposo.   Se le ve feliz y contenta con ella misma.

Es de esas mujeres que no le falta ni se agrega nada.

Seguimos hablando de un viaje que hizo al interior del Perú, por asuntos de trabajo. Se maneja bien María, se le ve que está supercontenta con ella misma.

María tiene los años que todas tienen en un momento dado, ni más ni menos.   Tiene arrugas, sus cejas son de ella, sus pestañas también, algo de pintura en sus labios, mira fijamente y sonríe abierta y naturalmente. Se le ve bien a María.

Se nota que lo que pasó María durante su vida, 53 a lo sumo le dejó algo bueno, su carácter y manera de ser reflejan que aprendió de la vida y que las huellas del viento de los días, dejaron en ella la figura de una mujer muy agradable y por demás interesante.

Diría además que los años con todo lo que pudieron traer para ella y sus relaciones, le hicieron bien a esta mujer deliciosa.

Mujer de hoy, mujer madura, la vida tiene ventanas, ¿no lo sabías? Dé jalas abiertas, no las cierres nunca. No te pierdas de vivir plenamente.

Tu espíritu tiene todos los años que te quieres quitar. Deja al cirujano que gane dinero eliminando sonrisas naturales.

Sonríe como María…

HBJ…escribidor sencillo.

 

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment