Decir siempre la verdad. Maravilloso

Que difícil y maravilloso es esto de estar seguros de que siempre escucharemos de alguien la verdad. Sentirse confiado y seguro de que lo que estamos escuchando es verdad.

Que agradable y que satisfacción produce el saberse y sentirse seguro de que eso que determinada persona nos dijo hace tiempo, comprobamos que era verdad y totalmente cierto tal y conforme esa misma persona nos lo contó en su momento. Es muy grato eso.

No tiene importancia si se trata de algo muy importante y trascendente para algo o para alguien o si en cambio se refiere a algo banal, curioso o poco trascendente. Da lo mismo, la verdad completa y total es una sola, para cualquier circunstancia.

La media verdad no existe, la verdad es completa, total. Si no es así, no es verdad y punto, asunto terminado.

Hay otras circunstancias que la verdad no solo basta por ser cierta. También debe ser oportuna. La verdad no dicha a tiempo ya no es verdad y sobre todo si decirla en su momento beneficia o perjudica a muchos o pocos.

La verdad es maravillosa y si es oportuna y a tiempo, doblemente maravillosa.

Acostumbrémonos a vivir con sencillez y honestidad, seremos libres entonces, sin cargos que signifiquen lastres en nuestro interior. No ensuciemos los recuerdos que deben ser limpios, gratos, sin temores.

Debo repetir lo dicho: la verdad nos hará libres y confiados, seguros de nosotros mismos.

Hoy nuestro país vive un momento crucial, precisamente por no haber dicho en su momento toda la verdad sobre un asunto de obras y compañías. Siempre existe alguien que se aprovecha de lo que no se hizo en el momento debido. Los intereses particulares están siempre al acecho de las oportunidades. Los resultados que se avizoran de todo esto no tardaran en presentarse.

No haber dicho toda la verdad en su momento ha creado una gran calamidad que pudo a mi juicio haberse evitado.

¿Y qué es la verdad?

Esa pregunta resuena hoy en el Perú, más fuerte que nunca.

Más nada…

HBJ. Escribidor sencillo. (Me felicito de que mis escritos no tengan ninguna carga política ni ninguna otra primera o segunda intención que no sea, la de escribir sobre las cosas sencillas de la vida, los sentimientos y la memoria de los hombres. No tengo esa habilidad)

 

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment