Esperaré una carta escrita a mano.

UNA HOJA SUELTA DE PAPEL

Mi reloj de pulsera marca las 2.46 minutos de la tarde de este miércoles de abril, pienso en cuantas personas están delante de un bloc de notas de esos con espiral, pienso que muchas pero si digo que, tienen en la mano un lápiz y se aprestan a escribir a mano, la estadística va a cambiar radicalmente. Ya no se cuantas serán y no me arriesgo a aventurar una cifra. Me equivocaré. Dentro de algún tiempo nadie lo hará. Lo que si voy a hacer uno de estos días es, escribir a mano una carta en no más de dos carillas de papel de carta de los de antes. De muy poca densidad, la firmaré, iré al correo postal y la mandaré a un amigo, espero que me conteste haciendo lo mismo por la misma vía. Me comprometo con mis lectores de HBJ blog escribidor sencillo, a que las escanearé a mi máquina PC y luego las subo al blog las dos cartas, la mía, la que le mandé a mi amigo y la que espero recibir. ¡Que maravilla! Esperaré una carta escrita a mano, creo que será como detener el tiempo y retroceder la cinta de la vida y retornar a las épocas de sueño. Esas épocas en que nada era veloz, todo era dedicado a…en singular, nada era en plural. Nada era hecho ni remitido con copia oculta, nada era para muchos sino para uno en particular. Mi letra era el sello de singularidad y porque no de artesanía. Nada de inmediatez pero si de eficiencia. Creo que no me desilusionaré, estoy convencido que me contestará por la misma vía y del mismo modo. Ya hasta casi siento la ilusión, habré abierto la puerta al tiempo que se fue, rectifico, el tiempo no tubo culpa alguna, fue el hombre el que apuró el paso y aceleró sin razón y sin darse cuenta que con ello, detenía las maneras, los estilos, los afectos, los comportamientos…

No era tiempo lo que faltaba, era paciencia, sosiego, naturalidad, que hoy brillan por su ausencia.

Que nostalgia me embarga. Estoy seguro que mandaré la carta por el correo postal sin tener que pasar la lengua al reverso de las estampillas y el cartero hoy llamado mensajero la llevará.

Un día que ya estoy imaginando, el cartero tocará mi puerta y me entregara en un sobre blanco tamaño carta la respuesta de mi amigo, talvez demore, pero llegara con los sellos postales de hoy.

Hoy será como ayer, sé que el tiempo, la simple sucesión de los instantes estará dispuesto a reparar este atropello.

 Hernán.

 HBJBLOG  escribidor sencillo.

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment