Como un parnaso de frases caminantes

He descendido a mi yo más íntimo, queramos o no, y cuando esté al partir, morimos al anochecer, viento del este, te vine a ver y, lo que intento deciros, queda prohibido. Ligero, muy ligero…acaso no sabes quien soy. Sufres cuando me esperas, yo mucho más, estos días me ponen triste. Yo soy el trabajo, ese es mi nombre, no te apartes nunca de mí. Imagina a todos los hombres del mundo, no es difícil si lo intentas, vale la pena, me he quedado solo, el ruido de la lluvia es una maravilla, camina por la orilla largo rato, el bosque seco está húmedo ahora, que habrá pasado, hay algo entre tú y yo, profundo. Es como una frase que no se escribir.
Un mundo sin fronteras, con el paraíso en la tierra. Un impulso diferente a todos. Te quiero. Cuantos cielos azules hay detrás de este firmamento gris. Mil. Cuantas horas de soledad. Hemos andado muchos caminos, millones de besos al aire, siempre, siempre. Es la verdad del hombre sabida y olvidada, ¡Que es esto! millares y millares de hombres viviendo en paz. Los carros de fuego, las ardillas en los cables, los grillos se comen la ropa, blanca. Hay hermano lobo, aleluya, no es para tanto. Hoy se sentó y mañana será igual, siempre igual. Los pescuezos eran finos y las ancas relucientes. Si madre así es, para toda la vida, y sus cascos eran musicales. Y ágiles. Levantarte un día sin saber que hacer, está prohibido. Tener miedo a los recuerdos. Viviste bien y arreglado. Entonces no tienes problema. Un parnaso de versos inquietantes. El paraninfo de los torpes está repleto. Perro lindo, amigo del alma. Bello sin vanidad, ahora es tarde. Fuerte sin insolencia. Está bien hecho. Valiente sin ferocidad. Como estás, corriendo sin parar por llanuras que aquí. No hay. Viejo mío, madre mía, fui al fin del mundo con ustedes. Te quiero. Tenías todas las virtudes del hombre. Incansablemente querido. Y ninguno de sus defectos. Que bonito. También está prohibido no sentir que sin ti, este mundo no sería igual. Lo que faltan son hombres sabios, inteligentes, vigilantes, honestos, constructivos, eficaces, despiertos, útiles.
Maravillosas son las palabras conocidas, bien dichas, francas. Como tú, amiga de siempre. Después.

En otro momento seguimos, he puesto a hervir agua para café.
La tetera está alertando, con aullar indio que retumba en el gran cañon

HBJ BLOG. Escribidor sencillo.

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.