TÚ SOLO

Le pedí a Dios que me quitara el dolor. Dios me dijo que no. No me corresponde a mí quitártelo, sino a ti renunciar a él.

Le pedí a Dios que mi hijo, deficiente físico, fuese perfecto, Dios me dijo que no, su espíritu es perfecto y su cuerpo es apenas provisorio.

Le pedí a Dios que me diera paciencia, Dios me dijo que no. La paciencia deriva de las tribulaciones, y no es dada, sino conquistada.

Le pedí a Dios que me diera felicidad, Dios me dijo que no. Yo te doy bendiciones. La felicidad depende de ti.

Le pedí a Dios que me protegiera del dolor. Dios me dijo que no. El sufrimiento te separa del mundo y te trae más cerca de mí.

Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu, Dios me dijo que no. Tienes que crecer solo, más yo te podaré para que des fruto.

Le pedí a Dios todas las cosas para poder disfrutar de la vida. Dios me dijo que no. Yo te he dado la vida para que puedas disfrutar de todas las cosas.

Le pedí a Dios que me ayudara a AMAR a otros, tanto como El me ama.
Dios me dijo… “Ah, finalmente comprendiste la idea”…

HBJ…escribidor sencillo…

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.