Aunque tu hijo no te lo diga…

No me consientas nunca. Sé que no debo obtener todo lo que deseo, solo te estoy poniendo a prueba.
Sé firme al corregirme, me da mayor seguridad.
No me permitas formar malos hábitos. Tengo que depender de ti para que los detectes a tiempo en las primeras etapas.
No me hagas sentir más pequeño de lo que soy.
No me corrijas en público. Te haré más caso si lo haces tranquilamente cuando estemos a solas.
No me hagas sentir que todos mis errores son pecados. Confundo mi escala de valores.
No me protejas. Necesito aprender de mis actos dolorosamente.
No me hagas promesas precipitadas. Me decepciona ver que no las cumples.
Recuerda que no se expresarme tan bien como quisiera. Es por eso que a veces no soy preciso.
No seas inconsciente. Me confundo y pierdo la fe en ti.
No ignores mis preguntas. Las buscaré en otra parte.
No me digas nunca que mis temores son tontos. Bríndame confianza y compréndeme.
Nunca sugieras que eres perfecto. Es muy grande mi desilusión si no es así.
Nunca consideres que eres indigno de pedirme perdón. Una disculpa franca me acerca más a ti.
No olvides que estoy creciendo rápidamente. Es muy difícil para ti mantener mi paso, pero por favor inténtalo.
No olvides que no puedo prosperar sin tu amor compresivo, pero…esto no te lo necesito decir, ¿verdad?…

Tu hijo, aunque no te lo haya dicho.

HBJ. Blog escribidor sencillo.

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.