El crepúsculo de la vida…¡Tiene su propia lámpara!

Cuando una noble vida ha preparado la vejez, no es la decadencia lo que esta recuerda: son los primeros destellos de la inmortalidad.

Es por ello cosa estupenda ver un viejo que asume la segunda parte de su vida con tanto coraje e ilusión como la primera. Para ello tendrá que empezar por aceptar que el sol del atardecer es tan importante como el del amanecer y el mediodía, aunque su calor sea muy distinto. El sol no se avergüenza de ponerse, no siente nostalgia de su brillo matutino, no piensa que las horas del día le están “echando” del cielo, no se experimenta menos luminoso ni hermoso por comprobar que el ocaso se aproxima, no cree que su resolana sobre los edificios sea menos importante o necesaria que la que hace algunas horas hacía germinar las semillas en los campos, o crecer las frutas en los árboles.

Cada hora tiene su gozo. El sol lo sabe y cumple, hora a hora, su tarea… ¡Ah, si todos los ancianos entendieran que su sonrisa sobre los hombres puede ser tan hermosa y fecunda como ese último rayo de sol antes de ponerse!

Si supieran entender muchos la maravilla de ser viejo.

HBJBLOG   ESCRIBIDOR SENCILLO

HERNÁN BALDERRAMA JABALOYA.

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.