SOLO UN TRAGO MÁS…

Hoy hacen 31 años que no bebo un solo trago de alcohol, ni siquiera una gota de vino de misa.
Soy sin embargo un enfermo alcohólico, mi nombre es Hernán, así por el nombre de pila nos identificamos en las reuniones de Alcohólicos Anónimos al momento de iniciar lo que nos apetece decir o dar un testimonio o participar en algo de lo que tratamos en una de estas reuniones inter diarias de la semana. En nuestro grupo de AA de nombre Nueva vida de la parroquia Santa Rita de Casia, eran los días lunes, miércoles y viernes a las 7 de la noche.
Mi nombre está en el listado internacional de AA adicionando a él solo mi número de teléfono fijo.
Nos juntamos en estas reuniones para hablar entre nosotros, decir algo y sobre todo para escuchar muy atentamente a todos y cada uno de los miembros del grupo que deseen decir y contar algo.
De nuestro propio bolsillo aportamos algo para comprar café, galletas y nada más…
Así como cuando nos juntábamos con nuestros amigos para tomar unos tragos…

Casi igual, la diferencia es solamente que en nuestras reuniones de AA, el único ingrediente que falta es el alcohol. Precisamente ese liquido que era el protagonista de todas las reuniones en las que esa sustancia era el protagonista de nuestros días y, también por que no decirlo, era el que servía de pretexto para cualquier tipo de reunión social o incluso de trabajo.

¿Cuántas reuniones no tendrían lugar si se supiera de antemano que no iba a haber ninguna bebida alcohólica? Casi es imposible imaginar una reunión, un aniversario, un santo sin trago, es imposible.

La primera vez que asistí, no me fue fácil ir, estoy seguro qué, a nadie le fue un momento grato decidirse a ir a una de estas reuniones. Los testimonios de los compañeros lo demuestran, algunos de ellos son terribles y desgarradores…
Pero el milagro se obra muy rápidamente, no es difícil. Nuestro grupo de Nueva Vida, éramos 8, no más de 10, una habitación prestada de 4 por 3 metros, unas sillas y una mesita central, más nada.
En la mesita se ponían las galletas y café y entre ellas un poder superior a todos nosotros. Sin darnos cuenta ni advertirlo éramos nosotros, cada uno los que lo poníamos allí…
No se trata de un credo, ni religión, es un Dios como cada uno de nosotros lo entienda. Sí, la palabra exacta es un poder superior.

AA, para mí fue una experiencia maravillosa, conocí anónimos amigos también maravillosos con un problema común, todos en un grado u otro queríamos dejar de beber y llegar poco a poco a alcanzar ese estado de sobriedad que nos hiciera libres, sí, libres como lo fuimos antes, hace tiempo.

Si usted, si tú amigo o amiga mía te comienzas a dar cuenta que la bebida se está convirtiendo poco a poco en un protagonista de tus días, que el manejo de tu manera de beber se está volviendo inmanejable, talvez sea tiempo de darme un telefonazo o acudir a uno de nuestros muchos grupos de AA.
Si tú, solo tú piensas que aún puedes seguir sin ayuda de nadie y que puedes hacer que tu forma de beber sea controlada por ti mismo sin ningún problema para ti y los tuyos, esposa, hijos. Bien, no te hagas problema.
Te deseamos lo mejor y queremos que sepas que siempre estaremos aquí para darte la mano.
Nosotros, el grupo te ayudaremos a ti y tú nos servirás de inmensa ayuda para cada uno de nosotros.

Sinceramente que te vaya muy bien, aquí estaremos siempre.

Soy Hernán y soy un enfermo alcohólico que al día de hoy no bebo hace 31 años. Mañana es otro día, es tan solo una visión.

Suerte. TE DEJO MI FONO. 7680145 – 992759340 SOY HERNÁN.

HBJ.

Hernán Balderrama Jabaloya , vendedor de yates, más de 18 años representando la venta de los mejores barcos de recreo. Lima-Perú 2015

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.